670 444 842 propacon@gmx.es
Aislamiento térmico para edificios en Sevilla

Aislamiento térmico para edificios en Sevilla

Confort térmico y garantía

Somos una empresa certificada para la planificación e instalación de sistemas de aislamiento térmico y acústico

¿Qué es el aislamiento térmico?

El aislamiento térmico es proceso mediante el cual determinados materiales reducen la transmisión de calor (energía térmica) entre superficies o materiales. En general, aparte del vacío, los peores conductores de calor son los gases, que aíslan mejor cuando se puede suprimir la convección dentro del gas.

Hay tres tipos principales de efectos aislantes:

Aislamiento resistivo

El aislamiento resistivo, también llamado aislamiento en masa, aísla contra la transferencia de calor simplemente por su resistencia a la conducción.

Debido a que el aire tiene una de las resistencias más altas a la conducción, los mejores aislantes resistivos son aquellos que atrapan pequeñas bolsas de aire dentro de sí mismos. Los aislantes como la fibra de vidrio, la lana mineral y el poliestireno expandidofuncionan muy bien, siempre y cuando el aire dentro de estas bolsas no se pueda mover y, por lo tanto, transferir el calor por convección.  Algunos de los peores aislantes resistivos son, obviamente, metales altamente conductores como el acero y el cobre.

Aislamiento reflexivo

El aislante reflectante funciona reduciendo la transferencia de calor radiativo. La capacidad de un material para absorber o emitir radiación infrarroja depende tanto de la naturaleza como del color de su superficie.

En la mayoría de los materiales de construcción existe una relación proporcional entre la capacidad de emitir y absorber radiación. Los mejores absorbentes y emisores suelen ser de color negro mate, mientras que los más reflexivos son brillantes, blancos y reflectantes. Debido a que sólo reducen la transferencia radiativa, el aislamiento reflectivo sólo es útil en las superficies internas o externas de un material compuesto o dentro de una cavidad.

Aislamiento Capacitativo

El aislamiento capacitivo no tiene prácticamente ningún efecto en el flujo de calor en estado estacionario, que es cuando las temperaturas son relativamente constantes en cada lado de un material.

Sin embargo, si la temperatura en ambos lados fluctúa, los efectos del aislamiento capacitivo son importantes.

Debido a que la transferencia de calor no es instantánea, las variaciones diurnas tardan en traspasar los elementos de construcción. Para algunos materiales como el vidrio esto no es tan notorio, sin embargo para paredes de ladrillo doble o de tierra apisonada esto puede tomar hasta ocho o nueve horas.

Este retardo se denomina retardo térmico y se mide como la diferencia de tiempo entre el pico de temperatura exterior y el pico de temperatura en la superficie interior de un elemento.

Aislamiento térmico para edificios en Sevilla

Cómo seleccionar material aislante

El tipo de aislamiento que ha de utilizar estará determinado por la naturaleza de los espacios en el edificio que se planea aislar.

Por ejemplo, debido a que no se puede «verter» convenientemente el aislamiento en un espacio elevado, se utilizan mantas, productos en aerosol, tableros o sistemas reflectantes entre las vigas de un techo de sótano sin terminar. La forma más económica de rellenar cavidades cerradas en paredes acabadas es mediante el uso de aislamiento soplado aplicado con equipo neumático o con espuma de poliuretano espumada en el lugar.

Es importante saber que se pueden utilizar una combinación de diferentes formas de aislamiento.

Por lo general, el material de mayor densidad (peso por unidad de volumen) no debe colocarse encima de un aislamiento de menor densidad que se comprima fácilmente. Si lo hace, reducirá el grosor del material que se encuentra debajo y, por lo tanto, reducirá su resistencia a la temperatura.

Los beneficios del aislamiento térmico

Últimamente, todo el mundo en el campo de la construcción está tomando conciencia de los múltiples beneficios que el aislamiento térmico tiene para ofrecer en cada construcción. El aislamiento térmico contribuye drásticamente a reducir el consumo de combustible de calefacción y, por lo tanto, a la preservación de nuestro medio ambiente.

A continuación enumeramos algunos beneficios del aislamiento térmico:

Reducción de los costes de calefacción

La calefacción de una casa tiene como objetivo crear la condición térmica que podemos describir como «condiciones de vida confortables«, contemplando cualquier pérdida de calor en el medio ambiente. Cuando se aísla térmicamente un espacio, estas pérdidas son menores y, por lo tanto, la necesidad de que la calefacción esté encendida es menor, reduciendo el consumo de combustible.

Los cálculos realizados han demostrado que el 45-60% de la energía necesaria para calentar un edificio puede ahorrarse mediante la aplicación de un aislamiento térmico adecuado.

Confort térmico

La sensación de confort térmico depende de la temperatura del aire en el espacio y de la temperatura de las superficies circundantes. En habitaciones no aisladas es común sentir frío aunque la temperatura del aire sea alta. La razón de ello radica en las corrientes de aire que se crean cuando el aire se enfría al pasar a través de superficies frías.

Cuando se aísla un edificio, sus superficies (paredes, etc.) tienen sólo una pequeña diferencia de temperatura con el aire, por lo que no se producen efectos de corriente de aire. Por lo tanto, la calefacción necesaria para lograr condiciones de confort en un edificio aislado, es sólo una fracción de lo que se necesita en un edificio no aislado.

Evita la condensación en los elementos del edificio

En edificios sin aislamiento térmico suele aparecer condensación en las paredes. Este fenómeno se hace evidente cuando el vapor que toca las superficies de las paredes frías se condensa.

Una consecuencia de esto son las manchas grises visibles en las paredes que son señales de moho con partículas de polvo adheridas a él debido a la superficie.

Con el aislamiento térmico exterior de las paredes se evita este fenómeno, ya que la temperatura en el edificio no cae por debajo del punto crítico de condensación.

Reduce la humedad en el interior de los elementos constructivos

Cuando una pared no está aislada y por lo tanto fría, el vapor se puede liquidar en su interior causando un daño severo a su resistencia general.

El aislamiento térmico externo es la medida preventiva adecuada contra este fenómeno.

Protección de los elementos de la envolvente del edificio

El aislamiento térmico protege los elementos exteriores del edificio de las tensiones térmicas, reduciendo así la posibilidad de que aparezcan grietas en sus revestimientos.

Aislamiento acústico conseguido con el uso de material aislante fibroso

En edificios con problemas de aislamiento acústico se pueden utilizar materiales aislantes fibrosos (como la lana de vidrio o la lana mineral) que, además de ser aislantes térmicos, contribuyen a mejorar el aislamiento acústico de los elementos del edificio.

Protección del medio ambiente

La aplicación de aislamiento térmico en un edificio supone un ahorro considerable en el consumo de energía y, en consecuencia, en el consumo de combustibles.

El hecho de que se necesite menos combustibles conduce a una menor contaminación del medio ambiente. Se ha calculado que los gases CO2 emitidos para la calefacción de un edificio aislado son hasta un 45% inferiores a los emitidos por un edificio no aislado.

Solicite soluciones para  su proyecto

Contacte con nosotros para consultar sobre acciones específicas para sus necesidades

Datos de contacto

Llámenos al 670 44 48 42

Delegación Toledo / Madrid
650 87 93 28
zonacentro@propacon.com

Delegación Andalucía / Balears
670 44 48 42
propacon@gmx.es

o solicite información

9 + 14 =

Facilito mis datos personales incorporados en este formulario, consintiendo expresamente el tratamiento de los mismos a Propacon en la finalidad y los términos descritos en la Política de Privacidad esta web, la cual he leído, entiendo y estoy informado/a de los derechos que puedo ejercitar (acceso, rectificación, oposición, supresión (“derecho al olvido”), limitación del tratamiento, portabilidad) sobre dichos datos personales.